El Poder de las Bendiciones

Realmente no tiene nada que ver con religión, o alguna cultura en particular. Sino con nuestra actitud frente a los demás, sobre todo cuando tienen algo que nosotros deseamos y aún no hemos conseguido por nuestros propios medios ¿qué hacemos?  ¿cuál es nuestra primera reacción? Pues he aquí el secreto del éxito. Debemos bendecir el jardín hermoso de nuestra vecina, bendecir el cabello largo y perfecto de la chica que camina en el centro; aún mejor debemos bendecir el éxito de todas esas personas que hoy gozan de prosperidad. Porque sólo en el momento en que somos capaces de alegrarnos por el bienestar ajeno, seremos capaces de crecer y prepararnos para la abundancia. Llegaremos a ser personas que se llenan de positivismo, puesto que cada acción, gesto, o bien material que veamos, diremos: "Dios bendiga el éxito de esa persona; ayúdame a aprender y a crecer". Vamos a maravillarnos con todo lo que existe y con la cantidad infinitas de posibilidades que hay para salir adelante y crecer. En el momento en que seamos conscientes que de la gratitud nacen sentimientos que nos llenan como ser humano, avanzaremos a una vida superior; donde valoremos cada esfuerzo, cada segundo y la alegría nos invada por todas las experiencias que transitamos. Somos extraordinarios, así de fabulosas deben ser nuestras bendiciones. Con amor.. 

Comentarios